La Ley del Cielo - Cántico de María y de los Profetas

Sábado, 31 Diciembre 2016 14:45 Escrito por
Cántico de María. La Ley Divina: Moisés recibe los Diez Mandamientos (la prueba de amistad), a la derecha hay una mujer arrodillada vistiendo un vestido azul y sosteniendo a un niño que está mirando los Diez Mandamientos. Las figuras de la derecha representan a los descendientes de los judíos hasta el nacimiento de Jesús; La escena continúa en el fondo con un niño, el nuevo hombre. Imagen: Marc Chagall. Cántico de María. La Ley Divina: Moisés recibe los Diez Mandamientos (la prueba de amistad), a la derecha hay una mujer arrodillada vistiendo un vestido azul y sosteniendo a un niño que está mirando los Diez Mandamientos. Las figuras de la derecha representan a los descendientes de los judíos hasta el nacimiento de Jesús; La escena continúa en el fondo con un niño, el nuevo hombre. Imagen: Marc Chagall. Cuadro abajo: La Madonna y el Niño es una pintura de Andrea Mantegna (1490-1500.)

No temo repetir la verdad que es antigua como las montañas y la repito también con las palabras del viejo sabio chino taoísta, Lao Tseu.

Lao Tseu, según él "el Tao, la ley del cielo es como un arquero: levanto lo que está abajo y bajo lo que está alto; lo opuesto es la ley de los hombres, esta da a quien ya tiene y quita a quien no tiene”. (De Lao Tseu).

De esto se deduce que se nosotros queremos ser hijos del cielo, hombres de paz, o sea, hijos de Dios, debemos tratar de adaptarnos con pensamientos, palabras y acciones a la naturaleza de la ley del cielo, misión para nada fácil en este mundo de fijeza, de estatización, de codificación de descomunales desigualdades que se justifican diciendo que pertenecen a la naturaleza de las cosas.

¿No es verdad que la enfermedad, que también pertenece a la naturaleza de las cosas, la combatimos con todo nuestro ser cuando nos afecta?

Pero la visión taoísta se unifica para valorizar la otra visión más cercana a nuestra cultura; esta se unifica a una infinita visión y es a su vez valorizada y una gran luz nace de su unión de la que se puede obtener fuerza y unidad, fuerza e inteligencia, o sea, corazón.

Hablo de la visión judía -cristiana, profética- mesiánica tan bien sintetizada en el Cántico del Magnificat del Evangelio según San Lucas.

Me refiero, no solo porque estamos en fechas navideñas, al Canto de María, madre de Jesús, mujer judía llena de paz, de misterio y de pathos.

Evoco con mis pobres capacidades, de uno que no tiene valor de conocimiento, esa fuerza, ese conocimiento judío internacionalista, para dar también una contribución de liberación a su propia dimensión (a María), tan a menudo utilizada para fines ocultos de sumisión y de sometimiento.

El canto de María, tiene todas las características de un canto de alegría de poder chamánico, probar para creer, basta una pizca de fe; Canta María:

El Cántico de María:

"Mi alma está llena de Alegría en la infinidad

sin Nombre.

Mi Espíritu exulta en Elohim mi salvación,

la Unión de Amor se manifiesta en la humildad

de su criatura.

Todos los seres tendrán alegría de mi

alegría,

haz en mí grandes cosas lo Imaginable,

el sin rostro, el “sin nombre”.

Santa es su palabra.

Y su conocimiento se extiende de generación

en generación

a todos los que aman.

Muestra la potencia de su brazo al destruir

los diseños de los soberbios; Abate a los potentes

elevados en sus tronos y exalta a los humildes.

Quita poder a los ricos y llena de todo

bien a los hambrientos.

Realiza el pacto de amistad, con Israel

su pequeño hijo y con toda nuestra

descendencia de Abraham el bendecido en eterno

en eterno."

 

 

Nunca dejaré de meditar este cántico.

Escuchando lo que dice, me convenzo cada vez más de la Unidad del Conocimiento en todas partes en todo momento.

Creo que entender cuál es el camino de la Paz, de la amistad, de la Personalidad, indicado también por todas las enseñanzas Taoístas libres de las hipótesis académicas.

El Cántico de María y de sus profetas se percibe como una invitación a todos nosotros a actuar en la perfección, como es perfecto el comportamiento del cielo.

Y liberando nos liberaremos.

Leído: 1948 veces Modificado por última vez en Martes, 22 Agosto 2017 19:42

Only following the path "of the last who shall be first, and the first last" (thus avoiding the concept of “last”, “first”, “coincidence” and “removal of opposites”), we can feel universal love, which will enable us to love and help both our friends and enemies looking for humanization; just like the sun, we shall spread light, life and warmth not only to our friends, but also to the secret needs of our enemies.

1 comentario

Deja un comentario

Se anuncia que sólo se publicó comentarios de profundidad expresado en las cuestiones del artículo daremos de alta más adelante. Para otros comentarios, por favor utilice nuestra página facebook donde también se puede enfrentar a nuestra comunidad.

Asegúrese de introducir toda la información requerida, se indica con un asterisco (*). Código HTML no está permitido.