Necesidades y Deseos – Cómo superar el Malestar

Domingo, 30 Octubre 2016 06:00 Escrito por
Los deseos son sueños, no son realidad. Solo las necesidades pueden ser realizadas o pueden ser reprimidas. Foto: Ser nadie significa orientarse solo hacia las necesidades, sin lucha interior; si se comprende esto los deseos desaparecen. Cómo salvarse de la Catástrofe Psicológica… nos ayuda la mitología como verdades simbólicas (En la foto: la máscara de Polifemo). De la narración de Homero: Ulises, que en aquella situación no tiene ningún deseo de afirmación personal, tiene la NECESIDAD de salvarse, le dice al cíclope que se llama “Nadie”, consigue cegar a Polifemo durante el sueño, los otros cíclopes que acudieron a ayudarlo pensaron que estaba borracho, dado que cuenta que “Nadie” estaba tratando de matarlo y lo abandonan. Ulises y sus compañeros consiguen escapar. Ulises, ya fuera de peligro, tiene el DESEO de hacer saber a los cíclopes quién es y revela su verdadero nombre a Polifemo, el cíclope lo maldice invocando a su padre Poseidón. Ulises, al volver a Ítaca, pierde a todos sus compañeros. Los deseos son sueños, no son realidad. Solo las necesidades pueden ser realizadas o pueden ser reprimidas. Foto: Ser nadie significa orientarse solo hacia las necesidades, sin lucha interior; si se comprende esto los deseos desaparecen. Cómo salvarse de la Catástrofe Psicológica… nos ayuda la mitología como verdades simbólicas (En la foto: la máscara de Polifemo). De la narración de Homero: Ulises, que en aquella situación no tiene ningún deseo de afirmación personal, tiene la NECESIDAD de salvarse, le dice al cíclope que se llama “Nadie”, consigue cegar a Polifemo durante el sueño, los otros cíclopes que acudieron a ayudarlo pensaron que estaba borracho, dado que cuenta que “Nadie” estaba tratando de matarlo y lo abandonan. Ulises y sus compañeros consiguen escapar. Ulises, ya fuera de peligro, tiene el DESEO de hacer saber a los cíclopes quién es y revela su verdadero nombre a Polifemo, el cíclope lo maldice invocando a su padre Poseidón. Ulises, al volver a Ítaca, pierde a todos sus compañeros. .

"¡Yo que no soy Nadie, así os hablo!", ahora ha llegado el momento de explicaros porqué me declaro un "Nadie".

Los deseos son sueños, no son realidad.

No puedes realizarlos y tampoco puedes reprimirlos: para que tú puedas realizar una cosa es necesario que sea real y también para poder reprimirla debe ser real.

Solo las necesidades pueden ser realizadas o pueden ser reprimidas.

Los deseos no pueden ni ser realizados ni ser reprimidos.

Tratad de entenderlo porque es un punto muy complejo.

Un deseo es un sueño.

Si consigues entenderlo desaparece.

No es necesario reprimirlo. ¿Qué necesidad hay de reprimirlo?

¿Quieres ser famosísimo? Esto es un sueño, un deseo, porque al cuerpo no le interesa hacerse famoso.

De hecho, el cuerpo sufre muchísimo cuando te haces famoso.

Ya no tiene paz, estás continuamente preocupado, molesto por los demás precisamente porque eres famoso.

Voltaire escribió: “Cuando no era famoso, siempre le rezaba a Dios para llegar a serlo. Al final logré ser famoso. Entonces empecé a rezar. Esto es demasiado, ¡es demasiado! Ahora hazme volver a ser nadie"

"Antes de ser alguien caminaba y nadie me observaba, estaba tristísimo. Nadie me prestaba atención, ¡era libre!"

"Luego me hice famoso."

Él escribe: "Y se me hacía difícil caminar por la calle porque la gente se me agolpaba alrededor. ¡Siempre y en todos lados estaba agobiado por la multitud!

Por eso rezaba: “He cometido un error. Hazme simplemente convertirme en un nadie. Me convertí en un prisionero.”

Las personas famosas son siempre prisioneros. 

El cuerpo no necesita ser famoso.

El cuerpo está absolutamente bien así, no necesita ninguna absurdidad.

Necesita cosas simples como la comida, necesita agua, un refugio cuando tiene demasiado calor para estar al aire libre: tiene necesidades muy, muy simples.

El mundo ha enloquecido por culpa de los deseos, no por culpa de las necesidades.

¡Y la gente está enloqueciendo!

Está reduciendo sus propias necesidades, para aumentar y alargar los propios deseos.

¡Y todos están defraudados y estresados!

Hay personas a quienes les gustaría renunciar a una comida al día, pero no pueden renunciar al periódico, no pueden renunciar al cine, no pueden renunciar a fumar y beber.

¡Sin embargo, consiguen renunciar a la comida!

Recuerdael cuerpo siempre es bello.

Esta es una de las reglas fundamentales que os proporciono: es una regla incondicionalmente verdadera, absolutamente verdadera, categóricamente verdadera: el cuerpo siempre es bello, la mente es fea.

No es el cuerpo el que debe ser cambiado.

No hay nada en él que deba ser cambiado.

¡Es la mente la que debe ser cambiada!

mente significa desear.

El cuerpo tiene necesidades y las necesidades del cuerpo son reales.

Si quieres vivir, necesitas alimento.

Ser famoso, querer lo que no puedes, querer lo superfluo no es necesario para vivir, el respeto no es necesario para sentirse vivos.

No necesitáis ser grandísimos hombres o un actor famoso, un pintor famoso, conocido en todo el mundo, luchar para mantener un prestigio absurdo.

Para vivir no es necesario ganar el Premio Nobel, porque no satisface ninguna necesidad del cuerpo, sino solo y exclusivamente de la mente.

Si quieres deshacerte de las necesidades, deberás reprimirlas, ¡porque son reales!

Si ayunas, debes reprimir el hambre.

En este caso hay represión y toda represión es errónea porque es una lucha interior.

Quieres matar el cuerpo y el cuerpo es tu ancla, la barca que te conducirá a la otra orilla.

El cuerpo mantiene protegido el tesoro, las semillas de lo Divino encerradas en Ti.

Se necesita comida, agua, un refugio y unas comodidades para preservar el cuerpo.

La mente no quiere ninguna comodidad.

Tratad de entender qué es un deseo y qué es una necesidad.

La necesidad está orientada hacia el cuerpo, el deseo no; ¡no tiene raíces!

¡¡Es solo un pensamiento oprimente que fluctúa en la mente para arruinaros!!

 

Las necesidades de la mente son creadas por todas las personas que te rodean: y son necesidades estúpidas, locas, envidiosas e idiotas.

Las necesidades del cuerpo son bonitas y sencillas: satisfácelas y no las reprimas. 

Leído: 1565 veces Modificado por última vez en Martes, 22 Agosto 2017 20:06

Deja un comentario

Se anuncia que sólo se publicó comentarios de profundidad expresado en las cuestiones del artículo daremos de alta más adelante. Para otros comentarios, por favor utilice nuestra página facebook donde también se puede enfrentar a nuestra comunidad.

Asegúrese de introducir toda la información requerida, se indica con un asterisco (*). Código HTML no está permitido.